Hongos

Las infecciones por hongos de la piel y las uñas de los pies son causadas por organismos microscópicos. Los hongos de los pies atacan a la piel humana y uñas, particularmente en los momentos de debilidad leve o cuando la piel está dañada y por lo tanto, es más susceptibles a la invasión.

Los hongos son más comunes de lo que se piensa. Esta condición afecta a un 10-15% de la población y es más común en los hombres.

Los hongos son muy contagiosos y las fuentes más comunes de infección son las duchas y baños colectivos en los centros de ocio y piscinas, aunque también pueden cogerse por ir descalzo sobre suelos secos.

La infección fúngica de la piel más típica se conoce con el nombre de pie de atleta, un nombre que hace referencia a las zapatillas (bambas, deportivas, etc.) usadas por los atletas y que proporcionan el entorno perfecto para el crecimiento de los hongos implicados. El brote suele comenzar entre los dedos de los pies. La piel se vuelve dolorosa e inflamada, y esto a menudo se acompaña de picazón intensa. Después de esta primera fase, la piel finalmente se convierte en seca y escamosa, o húmeda y blanda, dependiendo de qué variedad de hongo sea la causa. Las grietas que se desarrollan reducen las defensas naturales de la piel, causando una condición dolorosa.

La infección de las uñas se denomina onicomicosis y es muy a menudo una complicación de lo que originalmente era una infección de la piel no tratada o tratada inadecuadamente. Las uñas con hongos son engrosadas, de color y con textura grumosa. Sin embargo, no todos los síntomas de uñas como este son debido a una infección por hongos. Hay muchas otras condiciones que causan un aspecto similar, como la mala circulación en el lecho de la uña, la psoriasis de las uñas, etc. El diagnóstico se confirma mediante un simple análisis de laboratorio que puede determinar con certeza si el problema es un hongo o si hay otra causa. Para tratar los hongos en las uñas es necesario realizar saneamientos habitualmente para reducir su grosor y, en ningún momento, debemos aplicar antimicóticos sobre una uña engrosada porque estos no consiguen actuar debido que no pueden penetrar en la base de la uña.

Comparte enShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Email this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies